Almacén de almacenamiento intermedio

Comprender, planificar y utilizar correctamente las existencias de reserva. Cuando los procesos de una empresa se paralizan y provocan interrupciones, esto puede tener causas muy diferentes. El suministro de componentes para la producción puede retrasarse e interrumpir o bloquear las rutas de transporte disponibles. La demanda del mercado está sujeta a las fluctuaciones de la demanda. Los problemas técnicos en las propias operaciones de la empresa también pueden provocar un deterioro de los procesos de producción y la consiguiente reposición. Una reserva de amortiguación puede absorber los imponderables mencionados.

¿Qué es un almacén intermedio?

Un almacén intermedio conecta dos etapas sucesivas del proceso para garantizar un flujo fluido sin interrupciones en la producción, la recogida o la entrega.

Ventajas y desventajas

Un almacén intermedio ofrece las siguientes ventajas:

  • Aumentar la productividad utilizando el espacio necesario y garantizando así el abastecimiento de los distintos procesos.
  • La disponibilidad de mercancías en el stock de reserva evita retrasos en el flujo de materiales e interrupciones en los procesos de producción.
  • La conexión con otras áreas de trabajo, como la preparación de pedidos, la formación de conjuntos, el control de reposición, pero también el almacenamiento de mercancías, aceleran los procesos.
  • Asimismo, el uso óptimo del espacio de almacenamiento produce efectos sinérgicos.
  • Los productos en el buffer pueden ser sometidos a una inspección posterior sin afectar al propio proceso. 

Las desventajas surgen debido a:

  • Costes del sistema de almacenamiento, montaje y almacenamiento (espacio necesario, estanterías, etc.).
  • Esfuerzo organizativo y administrativo de los procesos en el almacén regulador.

Concepto de tienda de búferes

En un almacén regulador (también llamado almacén de corta duración, almacén de compensación o almacén intermedio) se almacenan temporalmente materiales que se vuelven a necesitar en el proceso de producción tras un breve periodo de tiempo.

Por definición, las existencias reguladoras deben garantizar un proceso de producción rápido y sin problemas. A menudo, en la logística se necesitan instalaciones de almacenamiento intermedio en los puntos de entrada y salida de mercancías o entre dos fases de producción sucesivas. En las existencias reguladoras, no suele haber un lugar fijo de almacenamiento para las mercancías almacenadas. La estructura del almacén intermedio y su tamaño dependen de las necesidades operativas en las fases del proceso, los costes de almacenamiento resultantes y el riesgo de posibles factores de perturbación.

A la hora de planificar un almacenamiento intermedio o de corta duración en intralogística, hay que tener en cuenta las zonas de almacenamiento intermedio disponibles, el programa de producción, el sistema de almacenamiento y también los procesos de trabajo que se llevan a cabo. Para poder almacenar los materiales necesarios, además de un espacio de almacenamiento suficiente, hay que garantizar un suministro continuo y puntual del proceso de producción, así como la capacidad de entrada de mercancías.

Además, hay que crear un almacén regulador en el lugar donde se necesita la mercancía. Debe colocarse lo más cerca posible de los puntos de consumo. El almacenamiento intermedio puede diseñarse como almacenamiento en bloque (sin estanterías) o con estanterías, por ejemplo, como estantería individual o como sistema de estantería de flujo de paletas (PDS) con soporte de lanzadera o también como estantería de carrusel. 

Conclusión

Los almacenes de corta duración forman una reserva entre dos etapas de trabajo, según el paso del proceso, y pueden absorber las fluctuaciones del proceso y evitar así una parada de la producción. Existe una relación directa entre la seguridad y la eficacia económica de un almacén regulador.

Mientras que un almacén pequeño con pocas ubicaciones en la planta puede funcionar de forma más económica porque incurre en menores costes, un buffer demasiado pequeño puede provocar entonces una parada de la planta en el sistema. Con un almacén grande, la seguridad aumenta, pero los costes de instalación y funcionamiento también.

" Volver al índice del glosario